segunda-feira, 1 de agosto de 2016

Té para dos

Fotografia de Wendy Bevan


Amo las tardes indecentes
en cafeterías para pitiminíes,
las malas artes de tu nombre
bailando entre mis labios.

La historia del té con limón
(a veces también con piel y azúcar)
y al camarero con su embarazosa dignidad
cuando nos ve casi desaparecer bajo la mesa.

Amo los ojos tiernos de lobo feroz
que pones
para intuirme bajo la ropa
y el escándalo de la lluvia
detrás de los cristales.
Silvia Ugidos


Sem comentários:

Enviar um comentário