terça-feira, 24 de dezembro de 2013

Los paraguas, los taxis





Acabo de tirarlo,
35 minutos bajo la tormenta
— esperando un maldito
taxi —
han podido con él.

Pero cómo se ha portado.

Ésa es la diferencia:
los taxis son como ciertos amigos,
nunca están cuando más los necesitas.

Los paraguas, en cambio, mueren por ti.
Karmelo C. Iribarren


Sem comentários:

Enviar um comentário